Confesiones de un sociópata enamorado

La cantante mexicana Angie Vazquez, vocalista del grupo Los Vazquez Sounds | Ximinia

Medio de broma, mi mamá le platicó que yo no tenía novia, y que la hija de la señora debería casarse conmigo.

Estoy en un gran dilema. No sé qué hacer. Me gustaría que me ayudaran a tomar una decisión muy importante. Es una decisión de vida. Aunque no sé si sea capaz de tomar dicha decisión.

Tengo 27 años y todavía no tengo ninguna relación sentimental, ni estoy casado y ni mucho menos estoy cerca de conseguir una pareja. Y hago una enorme confesión: nunca he tenido novia, ni amigos y ni mucho menos amigas --la única "amiga" que tuve fue mi prima, con quien jugaba al "doctor" cuando teníamos como cinco años, o un poco más, ya no me acuerdo--. Soy un sociópata de primera. No salgo a ninguna parte y me cuesta socializar; le tengo pavor a las personas, así que no me imagino entablando una relación ¡con una mujer! Si con un hombre apenas puedo hablar... Ya se imaginarán.

Para acabarla de amolar, soy bastante feo (yo me considero horrible, tan horrible que hasta me parezco a Lauro Bozzo, y por si fuera poco, todavía tengo el cabello largo, casi tan largo como el de Daniela Romo [bueno, cuando la Romo tenía el cabello largo]). Soy feo en serio; tengo sonrisa fea y soy increíblemente tímido. Soy asqueroso, realmente asqueroso en todos los sentidos.

Pues hace poco surgió algo que me ha perturbado la mente, y que de cierta forma me emociona, y no sé por qué. Tengo sentimientos encontrados.

Donde yo vivo se acostumbra que los hombres se casen (o tengan novias) con menores de edad --hace poco, en el barrio donde vivo, un tipo de casi 30 años se "robó" a una nena de 12 años (de la misma edad que mi amada, de quien en breve hablaré), meses después la embarazó, y a los trece tuvo su primer hijo. La niña todavía usaba brasier de entrenamiento (!). Algo realmente excitante, ¿no? Una niña de 12 años sólo para ti...--.

Yo no estoy muy de acuerdo con estas pervertidas costumbres, que evidentemente es hasta ilegal, pero muy en el fondo la idea me agrada, pues me considero pedófilo (aunque no estoy muy seguro de ello en realidad). Aquí nadie hace nada, y los hombres se siguen juntando con menores de 15 años. Y en serio es lo normal, es algo que está totalmente aceptado, de hecho, lo normal es que las mujeres se casen a edades muy tempranas, porque sino --dicen los mayores-- se quedarán a vestir santos; una mujer de 18 años ya casi es considerada una mujer "vieja". Así que mientras más jóvenes sean, mucho mejor.

Yo vivo con mis padres --y no hay para cuándo pueda vivir solo, quizás me quede hasta que mis padres ya no estén, algo que me da miedo, pues no tengo idea qué haría sin ellos, pues ni siquiera tengo trabajo; soy un vil NINI, de hecho, soy más que un NINI; estoy más allá del ninismo--. Soy exageradamente tímido, lo reitero, tanto que ni con mi propia familia --tíos, primos, etc.-- tengo confianza, es por eso que me da miedo quedarme solo; ¿qué haría yo? No le hablo a otros familiares que no sean mis padres o mis hermanos (tengo una hermana de más de 30 años y un hermano de casi 40, éste último se fue a trabajar a los Estados Unidos, y no hay pa' cuándo regrese). ¿Se dan cuenta de lo traumado que estoy?

Hace unos meses, mi mamá platicaba con otra señora (que llega a la casa a lavar ropa, porque a mi mamá le duele la espalda), y de repente entre ellas salió la conversación del matrimonio. La señora que lava ropa tiene una hija de 12 años, que es muy pero muy linda en verdad. Es güerita y con un bonito cuerpecito; es una delicia. Tiene una sonrisa preciosa y una actitud realmente encantadora. Es la típica niña tímida pero, estoy casi seguro, cuando toma confianza es juguetona. No lo he comprobado, pero según mi percepción, ella quizá así sea.

Medio de broma, mi mamá le platicó que yo no tenía novia, y que la hija de la señora debería casarse conmigo. "Su hija ya está bien muchacha, ¿verdad?", decía mi mamá. "Sí, pues, ya está para casarse", le respondía la doña. "Que se case con mi hijo, ya tiene casa y todo, nomás que llegue y listo", agregaba mi madre. "Sí, verdad. Pero está muy chiquita; en unos cuantos años que se casen", respondió la doña nuevamente. No sé si hablaban en serio, pero sonó muy en serio.

Pues la hija de la señora estaba ahí, escuchando en la plática, y... creo que le gustó la idea. Yo estaba sentado en la sala de mi casa viendo la Champions League, y entonces veo cómo la nenita se acerca lentamente para poder apreciar mi persona y ver quién podría ser su futuro esposo. Inclusive, a veces pasaba por el pasillo medio disimulando y como que seduciéndome para que yo la viera. O quizá era mi imaginación. No sé.

Para ocultar su identidad, vamos a llamarla "Ximena", tiene 12 años y está hermosa --me encanta su sonrisa, ya lo mencioné, ¿verdad?--. Yo realmente no tengo futuro con ninguna mujer, y luego surge ésto, una oportunidad enorme, y además ella parece que le gusto, o muy posiblemente solo sea mi estúpida imaginación. Realmente no sé nada. Nada, absolutamente nada. Y mejor aún, es apenas una niña de 12 añitos, como a mí me gustan.

La otra vez, Ximena llegó a mi casa. Tocó la puerta y yo abrí. Se puso nerviosa (o eso creo [Qué impotencia no saber qué siente ella por mí realmente]), y yo intenté disimular poniendo cara de serio, pues en verdad me siento raro a lado de ella. Hago como que no sé qué pasa y, yo muy estúpido, dizque pongo cara de galán --según yo, pongo cara de Harry Styles--. Pero a mi mente venía mi propia imagen horrible, y me acordaba de lo feo que soy, y entonces imaginé que ella también veía lo feo que yo era, y entonces mi autoestima --que es realmente diminuta-- se hacía más pequeña aún.

Ella preguntó si estaba mi mamá, y yo, serio y nervioso, le dije que no. Dijo si le podía dar un recipiente que su mamá había dejado en mi casa; lo busqué y se lo entregué. Cuando le entregaba el objeto, pude sentir un suave roce con su mano izquierda, mientras ambos intentábamos disimular el momento románticamente incómodo, pues nuestras mamás habían creado algo entre nosotros. Sí, nuestras madres habían creado una especie de relación entre Ximena y yo. Yo me siento afortunado que una niña se me quede viendo, aunque no sé por qué Ximena lo hace.

Claro, cualquier otro hubiera dicho algo sobre el asunto, pero yo soy un imbécil y nunca le digo nada a nadie. Ha venido varias veces a mi casa, y las veces que me toca abrirle la puerta nunca le digo nada. ¡Siempre pongo cara de serio!, haciendo como que no me importa nada y como si ella no me interesara (cuando en realidad es todo lo contrario). No sé, no me imagino hablándole y hasta actuando como un donjuan con una niña de 12 años. ¿Se imaginan? ¿Cómo reaccionaría ella? Tal vez todo es imaginación mía y ella en realidad siente asco con tan sólo ver mi greña sucia y cebosa, mi camiseta negra con un estampado trivial, y mi pantalón de mezclilla que me queda grande. Además, soy muy flaco, sobre todo de los brazos, tengo brazos como de niño de 11 años, y eso que tengo 27 años. De hecho, no luzco como de 27, sino como de 16. Y me faltó decirles, soy chaparro. En otras palabras, soy un auténtico alienígena.

A veces me pongo a fantasear, y me imagino hablándole, como que tratando de ligar con ella. En mi mente, le digo que es muy bonita, y ella me sonríe. Si le dijera eso de verdad, no sé cuál sería su reacción. Me da miedo, pues su personalidad me intimida; no es la típica niña de pueblo, de hecho, su manera de hablar es como las actrices de Disney Channel, ¡es simplemente perfecta! Además, es blanca --y eso que su mamá es más morena que otra cosa, de piel tostada y con manchas en la cara; y eso no es todo: tiene unos hermanos pequeños que parecen monos arañas, realmente asquerosos, casi tan feos como yo. Y ni les digo de su hermana mayor, que es un adefesio; es fea pero con ganas, como personaje de Star Wars--. Por eso digo, ella está acostumbrada a convivir con gente fea --su mamá es bastante fea, en serio--, y quizás sí sea verdad que sienta algo por mí, ¡quizás no sea mi imaginación!

Nunca me atrevería a hablarle. A veces pienso y pienso, y de veras deseo que ella me hable o me diga algo como "¿Y cómo estás?", "¿Cómo te llamas?". Sería mágico, mi sueño hecho realidad, ahí sí quizás me aventaría a responderle algo. Y algunas veces, dentro de mi locura, creo que ella quiere que yo le diga algo, pero no puedo. O a veces creo que ella quiere hablarme, pero tampoco se atreve.

Ha ido muchas veces a mi casa, y las veces que me ha tocado atenderla, realmente lo disfruto. Porque admiro su belleza, su inocencia y su sensualidad, porque lo es, es sensual, a pesar de tener apenas 12 años, es hermosa y sexy. De hecho, le da un aire a Angie Vázquez, nada más que un poco más flaquita, no tiene las piernas de Angie, pero sí que es hermosa.

Cuando se va, me le quedo viendo, y disfruto su inocente caminar y su hermoso cuerpo, que a sus 12 años ya luce como toda una mujercita. La otra vez traía una blusa pequeña --de esas que descubre la espalda--, y se veía sugerentemente sensual. Ya tiene cuerpo de mujer. Sólo pienso lo sabrosa que será cuando tenga más edad.

Cada vez que la veo, recuerdo lo que su mamá le dijo a mi mamá: "Está pequeña, en unos cuantos años tal vez, que se casen". Y me pongo a analizar ese futuro panorama; en 6 años, ella tendrá 18 años, y será mayor de edad, mientras tanto yo tendré 33, o sea que si todo se llegara a dar, ella y yo nos casaríamos siendo yo un señor y ella apenas una niña.

Pero también vuelvo a analizar la situación, y me doy cuenta de que no soy el único en su órbita. Apenas cuando cumpla 14, ella tendrá varios pretendientes, no me imagino cuántos en la escuela la persiguen en estos momentos. Cuando pienso en los chicos que le han de hablar en la escuela (o en cualquier lugar), siento celos. Cuando tenga 15, de seguro que tendrá novio, porque no creo que ella esté esperándome, ¿verdad? De hecho, en unos meses quizás comience a olvidarme para siempre, y cuando nos veamos en unos años, ella me recordará y le dará risa recordar cómo nuestras madres nos querían casar --si es que todavía me recuerda--.

Tampoco puedo evitar pensar sobre un posible enamoramiento de Ximena pero de otra persona, no de mí. El enamoramiento ocurre a edades tempranas --recuerdo que yo tenía como 13 cuando me enamoré por primera vez (en la escuela, por cierto). Bueno, según yo fue enamoramiento--. Si a mi Ximena alguien más le tira los perros, ¿ella le corresponderá? Esto es algo que me preocupa; ¿es Ximena coqueta con otros niños?

Me deprimo. Me deprimo mucho cuando pienso que ella encontrará a alguien mejor que yo, mientras que yo me quedaré solo. Y si yo consigo algo, quizás sea igual de fea que yo, y no hermosa y de piel blanca como Ximena. No puedo evitar pensar quién le quitará la virginidad, ésto es algo que pienso con mucha fuerza. Yo podría tener sexo con ella, pero no puedo. Podría, pero no puedo. Lo sé, suena pervertido, pero es lo que siento, es lo que me pone triste.

Lo vuelvo a repetir, cada vez que ella llega a mi casa, es algo fascinante. Realmente no sé qué hacer. ¿Debería hablarle? ¿Debería tomar en serio todo esto? Aprovechando que donde vivo es común y normal que un hombre se case con una menor de edad, ¿debería hacer algo para conseguir casarme con ella? Porque ella además está convencida de que casarse con alguien sin importar la edad, es algo normal, porque así ha crecido. Así se han casado sus familiares, y creo que ella piensa que debe hacer lo mismo. ¿Se dan cuenta de lo perverso que es esta situación? Estaría aprovechándome de una niña que ha crecido en un ambiente con ideas machistas, pervertidas y una moral inapropiada.

Tengo que confesar también que he tenido fantasías sexuales con ella. Fantasías de todo tipo. Fantasías sexuales que van desde las más sucias hasta las más cursis. Alucino con ella a sus 12 años, y alucino con ella a la edad de 18. Algunos de mis pensamientos vulgares y atrevidos son como: "¿y si cuando se case, descubra las posturas sexuales?", entre otras sandeces más. Para rematar, resulta que también soy un estúpido virgen. Tengo 27 y nunca he tenido sexo, y como van las cosas, podría llegar a los 40, a los 50, o hasta más, y seguiré siendo virgen.

Seguramente Ximena ya no será virgen antes de los 20, y yo, un anciano, seguiré anhelándola como el primer día que de ella me enamoré.

No sé qué hacer. ¿Debería hablarle a una niña de 12 años para asegurar mi futuro sentimental? ¿Debería dejar pasar la gran oportunidad de mi vida? Un dilema pervertido.



Confesiones de un sociópata enamorado Confesiones de un sociópata enamorado Reviewed by Pepe Pilato on 21:36 Rating: 5

3 comentarios:

  1. bueno no se como sean bien las costumbres aya por ese país y pues esta adolescente que este en edad para consentir una relación? pues no se como sea esa legalidad, por una parte, otra me parece interesante esta relación que tuviste con tu prima cuando eras infante y parece que esperas que ella empezara esa relación por que aunque estés grandesito no puedes aunque sea de broma. tienes un problema que tienes que tratar, es mejor que busques apoyo psicológico por el momento porque quedan muchas dudas que tienes escondidas y los problemas que te podrían llegar a ti y a la vida de esta niña si sigues ese camino. arregla tus rollos mentales, aclara la mente. una mente desorientada puede ocasionar problemas inconscientes, te lo digo por experiencia.

    ResponderEliminar
  2. hola chico bueno aya sus costumbre son..diferentes acá se vería demasiado mal en mi país tienen que aclarar tu mente y buscar ayuda para tener todo muy claro en mi país esta prohibido casarse con menores de edad llevan a prisiones y todo raro. pero es lindo que te namores pero busca ayuda habla bien con amigos o familia .. por cierto las mujeres a partir de 18 son las que sobria decir que son jóvenes y no viejas y las mayo citas como de 20 en adelante no son ancianas sino mas adultas jóvenes jeje como yo .. me da curiosidad tu país jeej suerte mi dios te de mucho conocimiento y aclare mas tu vida

    ResponderEliminar
  3. Que asco que con tanta actualización y evolución, en el mundo siga habiendo personas con tan fracasadas costumbres y patética vida que sólo viven para abusar de quién menos puede salir de ahí. Ustedes sólo buscan un poco de control porque su vida es una mierda y por eso se casan con chicas jóvenes. Ojalá algún día se erradique esa bestialidad que sigue latiente donde viven ustedes, pero seguro que nadie quiere atenderlo porque no les importa ir a los peores lugares del mundo.
    Mejor creo es que hagas algo de tu vida y vayas por una prostituta, pobre hombre si que sentí pena por ti, pero deja de abusar de personas que no pueden defenderse.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.