Cuauhtémoc Blanco antes de convertirse en ídolo

Cuauhtémoc Blanco, jugador mexicano con el club América de México en el año 2000 | Ximinia

"Mi meta es ir a jugar a Europa, si hasta yo me puedo ir solo, puedo llevar a un amigo, a mi familia, pero mi meta es ir a jugar allá y a mí no me importa dejar aquí a mi familia, a mí me importa mi carrera y que mi familia esté contenta de que siga triunfando."

A principio del año 2000, Cuauhtémoc Blanco aún no era una figura consagrada del futbol mexicano, pero estaba en camino a serlo, de convertirse en uno de los máximos representantes del balompié nacional.

Una entrevista para la publicación deportiva Futbol total, a principios del 2000, nos recuerda cómo era el Cuauhtémoc de la época americanista, aquella época donde su nombre era sinónimo de polémica, y donde sus habilidades y condiciones lo iban colocando como uno de los nuevos ídolos del futbol nacional, y que a la postre terminaría siendo el último gran ídolo del futbol mexicano.

Aquí la entrevista:

Cuauhtémoc Blanco: "Mi meta es ir a jugar a Europa"

Últimamente, las opiniones entre los aficionados y la prensa de México están divididas con respecto al mejor jugador del país. Uno de ellos despierta el interés de la mayoría, tanto por lo que produce dentro de la cancha como por lo que dice y hace fuera de la misma. Pero el tema es el futbol y el jugador del momento es Cuauhtémoc Blanco, un personaje para conocer.

Al cabo de un entrenamiento más del club América, los jugadores dejan la práctica para comenzar a atender entrevistas, fotos, autógrafos, pedidos personales, etc. De inmediato una silueta empieza a ser rodeada por los asistentes al lugar, temiéndose lo peor ante su fuerte carácter; sin embargo atiende cada caso sin fastidiarse, con la dedicación que cada uno requiere. Es que Cuauhtémoc Blanco necesitó cambiar para bien, considerando que en cualquier momento puede dar el salto al futbol de Europa, donde cada detalle resaltará más aún, especialmente en lo que refiere a conducta, declaraciones explosivas, vida privada y otros aspectos que gustan seguir de cerca los amarillistas escandalosos.

"Aquí yo me inicié, llegué cuando tenía 18 años, para mí es una gra ilusión estar en la institución, más que nada es el equipo al que realmente yo le he ido desde que era chico. Antes de estar en el América estaba en el futbol amateur, mi infancia ha sido muy bonita porque realmente siempre empiezas desde abajo y tú te debes esforzar para cumplir los objetivos."

Estás cumpliendo sueños de niño, se están plasmando las ilusiones
"Sí, la verdad que sí; como te digo, estoy muy contento con lo que he hecho en mi carrera y más que nada, todo también se lo debo a mis compañeros, porque ellos me han apoyado. En fuerzas básicas hay mucha gente que te quiere, que te ha apoyado en las buenas y en las malas y ésos son realmente tus amigos."

¿Cómo definirías al gol? ¿Qué es el gol para ti?
"Es una gran satisfacción, porque a veces con eso puedes ganar un Campeonato, tres puntos muy importantes; es una cosa motivante para un delantero el que realmente haces un gol y lo vas a festejar con tus compañeros, porque también ellos aportan para que uno los haga."

Lo primero que uno pensaba camino a entrevistar al americanista, era que se iba a producir un choque instantáneo en el diálogo, un roce, una aspereza o un desencuentro que rompería el ida y vuelta, cuando la realidad fue otra, con un hombre reflexivo que se dio el tiempo para la parte humana, empleando el perfil bajo.

¿Qué fue lo más lindo que te sucedió en el futbol, lo mejor que recuerdes?
(Piensa). "El Mundial. En verdad el Mundial de Francia para mí ha sido increíble, en mi vida había estado en la Selección mexicana así, el esfuerzo y el sacrificio que se logra en la cancha, por eso ha sido lo más importante de mi carrera."

Cuauhtémoc Blanco haciendo la temoseñal en el torneo Verano 2000 del futbol mexicano con el Club América de México | Ximinia
Cuauhtémoc, vistiendo la camiseta del América, en el Verano 2000.

Ahí los propios franceses bautizaron "la rana" a tu estilo de salto con la pelota, y no sé si te dabas cuenta en el Mundial mismo que tenían muy buenas críticas. No pensabas en ese momento: "uh, qué bien hablan de nosotros aquí, y en México aveces..."
"Sí, bueno, creo que siempre lo he dicho; en el extranjero, en Europa, en muchas partes del mundo creo que tú debes de sacar esa chispa, ese momento que tú a veces no te lo propones dentro de la cancha, lo vas a hacer. Bueno, esa vez fue espontáneo de mi parte, yo nunca me imaginé hacerlo, pero soy un jugador atrevido que me gusta encarar los rivales y trato de desequilibrar."

¿Y qué fue lo peor que te ha ocurrido en el futbol?
"Bueno, las críticas que he tenido han sido injustas porque me han pegado muchísimo, por festejos que he hecho cuando anoto un gol, pero en Argentina creo que han sido peores y no les dicen nada, simplemente aquí se espantan."

Por ejemplo "la del perrito", siempre la vamos a recordar, un poco por simpática y por original. ¿Cómo se te ocurrió?
(En el último partido de fase regular del Invierno '99 en el estadio Azteca entre el América y el Atlético Celaya [2-2], Cuauhtémoc imitó a un perro orinando en un poste del arco al celebrar una conquista). "Te digo (un tanto risueño), fue espontánea porque el portero esa vez se burló de mí cuando iba a tirar un penal. Me dijo groserías, me faltó al respeto y fue espontáneo, me salió hacerlo ahí en la portería."

Tienes carácter fuerte. ¿De dónde viene? ¿Es de familia? ¿Cuáles son las cosas que más te irritan? Esas que dices "esto es lo que más me enoja de la vida o del futbol".
"No, fíjate que no, dentro de la cancha sí me transformo, soy otra persona, pero fuera de la cancha soy diferente, es en la cancha donde sacas todo el coraje que tienes pero bueno, fuera de la cancha me gusta bromear, estar con mis compañeros como antes era, nunca debes de cambiar, siempre tienes que ser la persona de antes."

A la Selección nacional ¿qué perfil le ves últimamente?
"Bien; bueno, con un poquito de altibajos, pero desde que estamos en la Prelibertadores no podemos estar con la Selección, pero creo que tenemos un buen grupo y podemos llegar muy lejos, creo que lo hemos demostrado."

Qué pasó, que hasta ahora no se ha producido tu traspaso a Europa o a otros lugares, cuando en realidad tienes las condiciones? Uno piensa que el momento se presta ideal para hacerlo.
"No sé, la verdad que ni yo mismo lo sé, porque yo pensaba en ir a jugar a Europa; la verdad que tengo muchísimas ilusiones y que me den una oportunidad nada más, tratar de aprovecharla, yo sé que tengo cualidades y si me voy a jugar al extranjero, voy a tratar de aportarlas."

A propósito, hay jugadores que se frenan en éso porque dicen: "Nooo, voy a extrañar la familia, el barrio, los amigos, las cosas simples de la vida". ¿Te planteaste todo éso?
"No, la verdad que no, como te digo, mi meta es ir a jugar a Europa, si hasta yo me puedo ir solo, puedo llevar a un amigo, a mi familia, pero mi meta es ir a jugar allá y a mí no me importa dejar aquí a mi familia, a mí me importa mi carrera y que mi familia esté contenta de que siga triunfando."

Hubo un punto en que nuestro entrevistado decidió no complicarse, esquivando el balón para que lo tome otro e invente la jugada como se reflejó luego.

Algunos jugadores se han notado con unos deseso grandes de triunfar en México; tu caso por ejemplo, Luis Hernández o Hugo Sánchez en el pasado, lo cual marca diferencias. ¿Por qué no hay más jugadores así? ¿Será que tienen problemas de autoestima o que no se atreven a salir?
"Bueno, ahorita ha salido una muy buena camada de jugadores, vienen jóvenes como Osorno o Zepeda y en la Sub-20 hay jugadores que vienen destacando, algo que no venía sucediendo en tiempos anteriores, que había jugadores buenos y realmente jóvenes."

Si se produjera la oportunidad y te ofrecieran mucho dinero, y aquí estuvieras en una mala situación interna. ¿Irías al Guadalajara?
"No sé, probablemente no, uno no sabe a qué equipo vas a ir cuando acabas tu ciclo en un equipo, pero si es el Guadalajara ni modo, ¿qué le puedo hacer, no? Soy un profesional y tendré que defender la playera de las Chivas a como dé lugar."

En la finalización de la charla quisimos abrir un poco más el espectro humano para ahondar en cuestiones que no se alejaran demasiado de su actividad, evitando bordear el chisme.

"Antes me gustaba jugar basquetbol, beisbol y futbol americano, pero ahorita no lo hago porque no he tenido ni tiempo. A veces juego una cascarita con los compañeros pero hasta ahí."

–Una carrera de caballos en el hipódromo...

"Sí, ya me han invitado, voy a ir, pero..."

–Bueno, en realidad ya has ido.

"Bueno, pero tengo que ir a la inauguración, ahora que me inviten."

–OK, vas a ir gustoso.

"Claro que sí, a ver nada más (risas generales) y apostar para ganar (más risas).


Cuauhtémoc adquirió un mayor nivel futbolístico y mayor prestigio en la liga mexicana (en donde destacó, al igual que en la Copa Libertadores donde fue un jugador sobresaliente), para así cumplir su sueño, su meta de jugar en Europa. Llegó al Valladolid de España pero una fractura lo mantuvo alejado en su primera temporada. Se recuperó, y a pesar de que tuvo un buen rendimiento (aunque no marcó mucho goles), el equipo no quiso comprarlo de manera definitiva y el Cuau se regresó a México, donde terminaría de convertirse en la figura futbolística que hoy es.

15 años después de que se le realizó esta entrevista, Cuauhtémoc Blanco se ha retirado del futbol profesional, dejando una trayectoria admirable, extraordinaria y ejemplar.

Todo un personaje del futbol y de la cultura popular mexicana.



Fotos | Mexsport


Cuauhtémoc Blanco antes de convertirse en ídolo Cuauhtémoc Blanco antes de convertirse en ídolo Reviewed by Pepe Pilato on 22:31 Rating: 5

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cada mensaje que nos llega de ustedes, cada mensaje que se publica en Ximinia, lo leemos y (en el 99% de los casos) lo respondemos. Por favor, sigan escribiendo, solo pedimos buen criterio. Aquí hay lugar para casi todo: réplicas y contrarréplicas, críticas y datos duros, sugerencias de lecturas, humor, muestras de inconformidad y de indignación y, por supuesto, bromas. Solo pedimos civilidad y respeto .

Para insertar una imagen en el comentario, utilice el código [img]URL de la imagen[/img]

Con tecnología de Blogger.