El árbitro que quería marcar penal... y no lo dejaron

Pareciera que alguien, desde arriba, le dijo que no tenía que marcar penal, o que no había penal porque habían revisado la jugada...

Otro escandalazo en las canchas del futbol mexicano. Y es nuevamente el arbitraje el protagonista de ésta polémica que ha sacudido con ganas a la Liga MX. Pero a diferencia de otras polémicas arbitrales, este sí que es un auténtico escándalo arbitral.

Otra vez la incapacidad y la poca actitud de los silbantes y otra vez el sospechosismo están envolviendo al balompié mexicano. Y ahora sí, vaya que se armó la grande.

Cuando al Clausura 2015 no le pasaba nada... En la jornada 13, en el partido Toluca vs. Atlas, el árbitro central Jorge Antonio Pérez Durán marca un penal a favor de los visitantes --esto en la segunda parte, casi en los últimos minutos del partido--. Se trata de una mano dentro del área por parte del jugador Jordan Silva; el balón le pega en el brazo izquierdo luego de un centro de González. Digamos que es una jugada apretada, pero, en mi opinión, cualquier decisión, penal o no penal, hubiese sido la correcta. Pues bien, el árbitro marca penal (porque él vio una mano intencional), y el árbitro asistente se va a la esquina del área grande porque también acepta que era penal, avalando así a Pérez Durán, que vio esa mano como penal.

Pero la cuestión aquí no es si era o no era penal, sino lo que se vino después... Observe usted:

Claramente podemos ver que el árbitro central está 100% convencido de que era penal. No tiene la menor duda. Él vio el penal y nadie le iba a quitar esa idea, pero... ¡1 minuto y medio después! de repente, cuando escuchaba los reclamos del Toluca, y cuando él mismo estaba listo para colocarse en su posición, algo le dicen en la diadema, y se va con Juan Carlos Medina (Atlas) que estaba en el punto penal y recoge la pelota, y entonces le siguen hablando en los auriculares, seguramente, lo que todos creemos, es que se trata del cuarto árbitro --el que se encuentra fuera de la cancha, en medio de las bancas de los equipos--. Se pone a conversar con el cuarto árbitro, pero largo y tendido. Los jugadores del Atlas creen que el árbitro está escuchando los reclamos de los jugadores del Toluca, pero no, Jorge Durán está escuchando lo que el cuarto árbitro le dice.

Y enseguida, misteriosamente, el árbitro central dice que siempre no había penal. Que se equivocó y que no había nada qué marcar, y el juego lo reanuda con un bote a tierra. Pero es evidente que le dijeron que no marcara penal, porque Pérez Durán no rectificó por cuenta propia, sino que le dijeron, pues como mencionamos antes, estaba totalmente convencido de que era penal. Y hasta tarjeta amarilla le sacó a Silva. Es más, hasta el árbitro asistente lo apoyaba. El que le dijo que no había penal, que se había equivocado, fue (aparentemente) el cuarto árbitro, el que posee ojos de águila. Y lo más extraño todavía es que los jugadores le preguntan quién había tomado dicha decisión, y Pérez Durán, señalándose a sí mismo con su mano derecha, dice que él la tomó (?), cuando claramente alguien le dio la indicación desde fuera.

¿Qué sucedió aquí? El árbitro Jorge Pérez había marcado penal (que a mi parecer estaba en lo correcto; para mí sí era penal, pero ese es un tema aparte), él estaba cerca, a metros de la jugada, en la mejor posición, y no dudó en marcar la pena máxima. Lo vio claramente; de frente. Sabía que era penal. Entonces ¿por qué al cuarto árbitro, que estaba mucho más lejos de la jugada, mal posicionado y obviamente sin acceso a las repeticiones televisivas, se comunicó con el central para decirle que no era penal? ¿Y fue el cuarto árbitro quien se percató que no había penal? ¿Con qué autoridad, con qué jerarquía se atrevió el cuarto oficial para tomar dicha decisión? ¿Alguién le dijo al cuarto árbitro que debía decirle al central que no había penal?

¿Por qué el cuarto árbitro creyó que Pérez Durán se había equivocado? ¿Cómo supo el cuarto árbitro que Pérez Durán se había equivocado? ¿El cuarto oficial vio la jugada mejor que Pérez Durán? El cuarto árbitro, por alguna (extraña) razón, cree que su opinión es mucho más importante y con mayor validez que la del central, pero ¿por qué? El cuarto árbitro generalmente debe tomar este tipo de decisiones cuando el árbitro central se lo pide, es lo que sucede siempre, pero aquí fue al revés. ¿Por qué el cuarto oficial no confió en la capacidad de Pérez Durán y le dio el voto de confianza por lo cerca que estaba de la jugada? ¿Por qué Pérez Durán no le dijo que él había visto mejor la jugada y que el cuarto oficial estaba equivocado?

Una pregunta muy importante: ¿Por qué el cuarto auxiliar tardó casi 1:30 en decirle al árbitro central que no había penal y que no debía cobrarse? Además, ¿qué tanto le decía el auxiliar a Pérez Durán cuando éste fue por la pelota? Si le vas a decir al central que no había penal, entonces se lo dices en menos de 15 segundos, pero éstos dos se tardaron conversando un buen tiempo, ¿acaso el cuarto auxiliar le explicó las razones por las cuales no debía dejar que el penal se cobrase?

Dicen que no existe comunicación entre el cuarto árbitro y cualquier dirigente de la Liga MX de cualquier comisión... pero aquí es obvio que el cuarto asistente no puede y ni podía tomar la decisión de revertir el penal, y siendo un poco sospechosistas, pareciera que alguien, desde arriba, le dijo que no tenía que marcar penal, o que no había penal porque habían revisado la jugada. De ser ésto último cierto, se trataría de algo ilegal, porque no está permitido que un árbitro se ayude con las repeticiones o que el auxiliar (o cualquier otro) le "eche la mano" para tomar una decisión arbitral. La regla dice que el árbitro sólo puede cambiar de decisión si se da cuenta que, efectivamente, se equivocó, pero aquí Pérez Durán no tenía duda alguna de que era penal, estaba seguro que había penal, y además, no tenía forma alguna de analizar la jugada. ¿Y desde cuándo los árbitros rectifican de ésta manera?

Jorge Antonio Pérez Durán, árbitro central que rectificó sobre un penal a favor del Atlas, en el juego Toluca vs. Atlas, en la jornada 13 del Clausura 2015 del futbol mexicano Liga MX | Ximinia
Jorge Antonio Pérez Durán, árbitro central, marcó un penal a favor del Atlas, y estaba 100% seguro de que era penal. Medio minuto después, decidió que no era penal. ¿Y ahora estaba 100% seguro de que no era penal?

Esto nos hace pensar que el comisario, el visor o cualquier otro que no haya sido un árbitro, fue quien le dio la orden al cuarto árbitro para que le dijera a Pérez Durán que no tenía que marcar el penal, y si lo hicieron fue porque los que dieron la orden tenían la repetición de la jugada en algún monitor. ¿Y por qué dieron tal orden? ¿Para ayudar al central? ¿O es que había otra razón? ¿Y desde cuándo la gente de arriba toma estas decisiones para "ayudar" a los árbitros? Además, estamos hablando de una jugada que ni si quiera es clara, porque muchos dicen que era penal y que no era penal (yo digo que sí era), entonces, si nadie está de acuerdo con la mano de Jordan Silva, ¿por qué ellos (los que dieron la orden) sí creían tener razón? ¿Y a esos que tomaron la decisión, que tenían el video a su alcance, alguien más les dijo que tenían que estar atentos para "ayudar" al árbitro por si se equivocaba en alguna jugada y darle la orden para avisarle de su error?

Si el árbitro Jorge Pérez en verdad creía que era penal, entonces debió haber dado la orden de que se cobrara, porque él es el árbitro central, y tiene la mayor autoridad en el campo, por encima de sus asistentes. Pero aquí fue sucedió todo lo contrario: el cuarto auxiliar fue quien decidió, a pesar de que Pérez Durán estaba seguro de que había penal. Entonces, ¿por qué Pérez Durán cedió tan fácilmente? ¿Por falta de actitud, de autoridad o porque simplemente los argumentos del cuarto árbitro lo hicieron dudar? ¿Será que la razón por la cual el cuarto auxiliar y el central tardaron charlando tanto fue porque el primero intentaba convencer al segundo de que no debía dejar que el penal se cobrara?

Y hay más. El Atlas presentó una inconformidad a la Comisión de arbitraje por lo siguiente: Atlas asegura que el comisario (quien se encuentra a lado de los árbitros, muy cerca de las bancas) fue quien estaba viendo la repetición en los monitores (que se dejó llevar por los comentaristas de la transmisión televisiva), y fue quien le dijo al cuarto árbitro que no había penal, y entonces el cuarto árbitro le dice por las diademas al central que "se había equivocado".

Esto es lo que el Atlas asegura. Y por lo que todos hemos visto, analizado y especulado, también llegamos a la misma conclusión que el Atlas: alguien, un mandamás, le dijo al cuarto árbitro que Pérez Durán no debía dejar que el penal se cobrara. El comisario recibió esta orden, y se las comunicó al cuarto auxiliar --si es que el comisario no tomó dicha decisión por sí solo--.

Anteriormente hemos constatado que sí existe comunicación (vía telefónica) entre los árbitros, el comisario y la Comisión de arbitraje (o quizás cualquier otra comisión o la liga misma). Ha ocurrido que el comisario, con teléfono en mano, se comunica con otras personas, ¿por qué aquí no pudo haber sucedido lo mismo?

La cuestión es que el procedimiento del árbitro central Jorge Antonio Pérez Durán estuvo muy mal, y peor estuvieron el cuarto oficial y el comisario y todos los inmiscuidos en este asunto que ha dejado más dudas que respuestas.

Edgardo Codesal, asesor de la Comisión de arbitraje, ha dicho que se abrirá una investigación para saber las razones de la decisión del árbitro y todos los que hayan participado (¡pero por supuesto que se tiene que abrir una investigación!), y la pregunta es si nos dirán las verdaderas razones de ésta decisión arbitral o nuevamente nos aventarán verdades a medias, por aquello de los altos mandos que hayan podido haber participado en este extraño y misterioso escándalo. Es decir, si encuentran que personas que no estaban en la cancha (pero que participaron desde otro lugar dando órdenes), fueron los principales responsables de todo esto, éstos verdaderos responsables, los que se les ocurrió utilizar la tecnología y decirle al árbitro que se había equivocado, ¿serán expuestos y sancionados?

Muchas preguntas y pocas respuestas. Ya no sabemos qué pensar del futbol mexicano.



Foto | Mexsport


El árbitro que quería marcar penal... y no lo dejaron El árbitro que quería marcar penal... y no lo dejaron Reviewed by Pepe Pilato on 20:54 Rating: 5

1 comentario:

Con tecnología de Blogger.