Rechazar la pornografía es rechazar a Satanás

Portadas de películas porno | Ximinia

La pornografía es obra de Satanás. Nadie más pudo haber creado algo tan depravado y retorcido como la pornografía que el Rey de las Tinieblas; sólo los pecadores y adoradores del Maligno disfrutan viendo pornografía.

Si sueles navegar por Internet, seguro que tarde o temprano te tropezarás con una de las perversiones más terribles que el Tentador a creado para que la humanidad caiga en sus garras: la pornografía. "Ya no tienes ni que buscarla —dice Hayley, una chica de 17 años adicta a la pornografía que perdió sus dos brazos a causa de la misma—. Ella te encuentra a ti. Sólo es cuestión de abrir cualquier página y encontrar pornografía de todo tipo. Ahora estoy más que segura que Internet es obra del mismísimo Demonio."

Hayley descubrió la pornografía a los 14 años, y desde entonces se volvió adicta a ella. "Todos los días veía pornografía (tanto así, que creo que llegué a consumir casi todos los videos almacenados en PornHub, Xvideos, RedTube, YouPorn y otros tantos sitios más), no podía dejar de verla, y cuando me di cuenta de mi adicción ya era muy tarde. Con la pornografía, el Diablo se aprovechó de mí y me obligó a practicar una de sus creaciones más terribles que jamás haya creado: la masturbación. Fue así que comencé a masturbarme todos los días, a tal punto que me fracturé un brazo, y luego el otro, y cuando me curaba, lo volvía a hacer; después, mis brazos estaban tan dañados de tanto masturbarme, que tuvieron que amputarme ambos brazos. Fue terrible. Y todo por la pornografía y la masturbación. Hoy me arrepiento de haber caído en las manos de Satanás, quien me provocaba multiorgasmos una y otra vez".

Hayley fue víctima del Diablo y su malvado plan de dominar el mundo. No sólo hundió a Hayley en la pornografía, sino que además la hizo sumergirse en un mar de perversión, al practicar la masturbación, uno de los pecados más asquerosos que existen.

Chica poseída por el Diablo | Ximinia
Llegó un punto en que Hayley tuvo que ser sujetada de los brazos para que no se hiciera daño, pues se había convertido en una masturbadora compulsiva. En la foto podemos ver su rostro de lujuría y perversión a causa de la pornografía.

Por supuesto, Hayley no sólo veía pornografía, sino que además se convirtió en una mujer impura e inmunda, es decir, disfrutaba teniendo relaciones sexuales. A sus 14 años, Hayley comenzó a tener sexo con sus compañeros de escuela; a ella le gustaba hacer trios y practicar sexo oral, ella recuerda, con lágrimas en los ojos, cómo disfrutaba tener sexo durante el recreo y en su casa después de regresar de la escuela. Hayley perdió uno de los valores más grandes de las mujeres, y que es el principal y único valor de las mujeres: la virginidad. Y todo por la pornografía, que la orilló a pecar y a insultar a Dios con sus orgasmos.

Hasta los que están más cerca de Dios, los que están decididos a evitar la pornografía, pueden sentir la tentación de verla y ensuciarse los ojos para siempre. "Yo pensaba que nunca vería pornografía, pero un día lo hice —admite Greg, de 27 años—. No te puedes confiar y ver a hermosas mujeres siendo penetradas por poderosos hombres."

Después de que Greg viera pornografía por primera vez, su vida no fue la misma. Ahora no puede tener sexo con mujeres sin que las golpée, las llame putas, utilice posiciones sexuales indecentes y le hagan sexo oral. Básicamente, la vida de Greg es una película pornográfica. Cada vez que Greg tiene sexo, no puede evitar grabarse. Además, asegura que se volvió pedófilo por ver pornografía, ya que ahora sólo puede tener sexo con menores de 13 años. Y no sólo eso, sino que además la pornografía lo infectó de la enfermedad más terrible que la humanidad pueda tener: la homosexualidad. Greg asegura que ahora le atraen los hombres porque un día vio pornografía gay.

"Cada vez que veo niñas lindas de 10 o 13 años, no puedo evitar excitarme. Fantaseo con ellas, en mi mente las hago mías, pero ojalá sólo fuera en mi mente, ya que siempre termino teniendo sexo con ellas. Siempre paso por las escuelas primarias o los kinders para asechar a mujercitas menores de edad, para luego hacerme amigas de ellas y luego llevarlas a la cama. Y no conforme con eso, me dedico a ver páginas para pornográficos pecadores como yo. Y todo a causa de la pornografía. Me arrepiento todos los días de mi vida el haber caído en la pornografía."

Adicción a internet | Ximinia
Greg veía porno hasta altas horas de la madrugada.

Greg es un ejemplo de lo que la pornografía es capaz de hacer. Y Greg es la prueba de que hay que temerle al Diablo, pues su poder es inmenso, tanto que ni Dios ha podido vencerlo, pero un día lo hará, porque Dios es tan grande y tan poderoso que lo vencerá, con toda certeza algún día lo hará, sólo es cuestión de esperar, y mientras ese día llega, hay que leer la Biblia todos los días.

Hoy la pornografía se consigue con más facilidad que nunca. Es más fácil conseguir pornografía que creer en Dios. Y con el sexting, las redes sociales, el feminismo y el ateísmo, muchos jóvenes la producen y distribuyen. Con esto, lo único que hacen es arrojarse a los brazos de Lucifer y condenarse eternamente en las llamas del infierno. Sobre todo por el ateísmo, que te lleva por el camino de la perdición (no es raro que los ateos sean los mayores consumidores de pornografía, aseguran algunos expertos).

Ahora es más difícil evitar la pornografía que cuando tus padres o abuelos eran jóvenes, pues antes se respetaba la palabra de Dios, y las leyes y la sociedad evitaban que el ateísmo, el liberalismo y el humanismo secular (creaciones del Demonio) se apoderaran de los medios, lo que nos ha llevado a vivir en un mundo lleno de pecado y sexualidad distorsionada. La cuestión es: ¿se puede rechazar algo tan tentador como la pornografía?

Sí, si lo quieres de verdad. Si tienes a Cristo en tu corazón, puedes hacerlo; si quieres a Dios en tu corazón, entonces no quieres a la pornografía en tu vida. Si no quieres excitación, entonces quieres a Dios en tu corazón. Pero primero tienes que entender por qué es malo ver fotos y videos pornográficos. Veamos algunos mitos y realidades sobre la pornografía, un satánico plan para arruinar el plan de Dios.

Mitos y realidades de la pornografía
Mito: La pornografía no hace daño. Si ves porno no te enfermas de homosexualismo y no dañas tu mente con feminismo e inmoralidades sexuales.

Realidad: Ver imágenes porno es como inyectarse heroína, solo que en lugar de dañar tu cuerpo, daña tu mente, la contamina y se la vende al Señor de las Tinieblas. La pornografía siembra en ti un concepto degenerado, pervertido y corrompido del sexo, el cual Dios creó para que dos personas (heterosexuales) que se aman se unan más y deseen permanecer juntas al lado del Señor. Hasta puede hacer que te empiece a parecer bueno lo que es malo, por ejemplo, volverte ateo o feminista o librepensador. Además, algunos expertos aseguran que a la mayoría de los hombres que tienen la costumbre de ver pornografía, rápidamente quieren experimentar en carne propia la sensación de ser actor porno, y como no consiguen mujeres para tal aberrante acto, se vuelven homosexuales, ya que el sexo entre hombres es más fácil de conseguir.

Miles de personas viendo una película pornográfica en el Festival Porno en Berlin, Alemania | Ximinia
Festival porno en Alemania, uno de los tantos países occidentales infectado por el ateísmo. Vea cómo el ateísmo y la denigración moral van de la mano.

La Biblia habla de ciertas personas que han "llegado a estar más allá de todo sentido moral", es decir, abrazados del cuerpo del Diablo. Son individuos, generalmente creyentes en la religión ateísta, que han dejado que su conciencia se haga tan insensible y sucia que ya no les duele hacer cosas malas, como matar a vidas cuando éstas aún no nacen (aborto), permitir que las mujeres insulten los mandamientos de Dios (feminismo) y creer que el sexo es para disfrutar (sexualidad).

Estas personas son consumidoras de pornografía, personas que se han alejado tanto de Dios que ya están al borde del abismo infernal. Pero no se preocupen, que cuando Cristo regrese, los hará arrepentirse con miles de castigos que ni ellos se imaginan. ¡Ah, qué feliz me siento porque sé que los ateos pornográficos serán castigados con la irá del Creador!; se arrepentirán y sufrirán con los golpes divinos de Dios. Porque Dios es amor, y por eso castigará sin cesar a los no creyentes que los han insultado, a él y a Jesucristo. Amén.

Mito: La pornografía te enseña cosas útiles sobre sexualidad. Te hace mejor amante y descubres cosas que antes no sabías sobre la sexualidad. Te ayuda a socializar y conocer chicas.

Realidad: La pornografía te enseña a ser codicioso, mujeriego (hombres) y prostituta (mujer), es decir, a no estar satisfecho con nada; el porno crea una insatisfacción que se convierte en adicción, y es lo que te lleva a la perdición, al infierno mismo. Te lleva a ver a las personas como simples objetos que están ahí para satisfacer tus deseos sexuales, sobre todo los hombres, que son mostrados como simples amantes --en el caso de las mujeres es distinto, ya que ellas siempre serán cosificadas porque Dios así lo quiso, y ahí sí no podemos hacer nada--. Es más, según un estudio de expertos, quienes ven pornografía suelen tener más dificultades para encontrar satisfacción sexual una vez casados, e incluso los incita a tener sexo antes del matrimonio, una falta gravísima a la palabra de Dios, pues al Creador no le gusta ver a un hombre y a una mujer practicando el coito sin antes haber pasado por la iglesia.

Pareja recién casada en su noche de bodas | Ximinia
Ejemplar pareja (heterosexual) en su primera relación sexual --después de casarse ante los ojos del Señor--, donde tendrán sexo para procrear, mas no por placer. Así lo manda la Biblia y Dios Padre.

La Santísima Biblia dice que los humanos tienen que rechazar por completo todo lo que tiene que ver con el Diablo, o sea: fornicación, sexo prematrimonial, inmundicia, apetito sexual, sexo oral, masturbación, besos en el cuerpo que provoquen excitación, deseo perjudicial y codicia, entre otras cosas que la Biblia recomienda (cosas que hay que tomar en cuenta porque es la palabra de Dios escrita por personas de hace más de dos mil años a quienes Dios les habló). ¿Y no es todo ésto que acabo de mencionar lo que promueve y enseña la pornografía? Sí, así es. Ver pornografía es como escuchar al Diablo y aprender lo que él nos dice.

Mito: Los que rechazan la pornografía son unos reprimidos, asexuados, viejos con sotanas, llenos de prejuicios que fueron traumados desde pequeños por su religión. Para ellos, el sexo es más que un tabú. Es un mal de la humanidad, un pecado que Dios nos envió, el cual tenemos que evitar que nos fascine para lograr la salvación.

Realidad: Las personas que rechazan la pornografía no son reprimidos sexuales, más bien son personas que tienen a Cristo en su corazón, además de que han logrado vencer la tentación de ver porno con el simple hecho de leer la Biblia cada vez que sientan que el Diablo los quiere seducir, y es por eso que tienen un buen concepto del sexo. Para estas personas el sexo es un regalo que Dios ha dado al esposo y la esposa (pareja heterosexual) con el fin de fortalecer el vínculo y el compromiso que los une con Dios --es decir, el sexo no se hizo para disfrute de la pareja, sino para adorar al Grandísimo Creador--. Cuando se casan y llegan vírgenes al matrimonio (sobre todo las mujeres, a quien Dios premia si llegan intactas al gran día), estas personas suelen disfrutar más de las relaciones sexuales que los que ven pornografía y adoran a Satán, porque los que ven pornografía sólo miran a ángeles del infierno fornicando una y otra vez, mientras que los otros tienen sexo pero pensando en Dios y con Jesús a un lado de la cama.

La Biblia habla sin tapujos sobre el sexo. De hecho, es considerado como el primer kamasutra, aunque esto en realidad es una blasfemia de algunos pecadores, pues la Biblia es sagrada y jamás sería una herramienta sexual, más bien informa a las personas sobre cómo deben tener sexo; y eso que fue escrito hace miles de años atrás, lo cual nos habla de lo vigente que es la Biblia; pasan los siglos y la Biblia se actualiza sin intervención humana. ¡Un milagro de Dios!

Por ejemplo, la Biblia le dice a los hombres casados: "Disfruta con la esposa de tu juventud, [...] y [que] su amor te cautive sin cesar" (Proverbios 5:18, 19, La Palabra). Claramente la Santa Biblia nos dice a nosotros los hombres que tenemos que aprovechar a nuestras mujeres y tener sexo las veces que podamos (y aunque ellas no quieran, tienen que obedecer porque es la palabra de Dios), pues mientras más jóvenes mejor será el sexo (claro, en realidad cuando se habla de juventud se refiere a ella, pues uno puede ser mayor y no habría problema, pues ella es la que tiene que ser más joven que el hombre, pues así Dios sabrá que se está respetando su palabra). Pero el sexo se debe practicar siempre pensando en Dios, porque el sexo es un regalo de Dios, y hay que usarlo en su nombre, al igual que la mujer, que fue creada para servir al hombre en todos los sentidos.

Angie Vázquez en comercial para pastillas anticonceptivas | Ximinia
Hasta dónde hemos llegado. La moralidad retorcida de nuestros días ha hecho que la sexualidad sea algo digno de disfrutar y valorar.

Cómo rechazar la pornografía
En realidad evitar el porno es complicado, pero no imposible. Como ya dijimos antes, la pornografía está en todos lados y al alcance de todos; hoy en día todo mundo puede ver pornografía a cualquier hora y en cualquier parte, lo que ha convertido al mundo en un lugar depravado y tremendamente inmoral, donde la sexualidad se ha convertido en algo cotidiano y que se practica en nombre de la perversión y no en nombre del Señor todo poderoso. Lo que lo convierte en uno de los pecados más difíciles de combatir, pero si se tiene fe y sobre todo si se lee la Biblia en lugar de ver imágenes y videos porno, se puede rechazar al Diablo y a la pornografía.

¿Y si para ti la tentación que ejerce el Diablo para que veas pornografía es demasiado fuerte? En la Biblia encontrarás sugerencias prácticas. En la sección Cómo rechazar la pornografía, está todo lo que debes saber para evitar caer en las obras del Maligno. Por ejemplo, si tienes ganas de ver a mujeres siendo sometidas sexualmente por hombres, entonces piensa en Jesús sometiendo a los ateos, y así desaparecerán las tentaciones.

Sexy y sensual chica en la cama siendo fotografiada con un telefono celular. Sexting | Ximinia
Las mujeres son las principales culpables de que la pornografía dañe de manera tan grave la moral de los hombres. En la imagen podemos ver a una mujer pornográfica, o lo que es lo mismo, una prostituta del Diablo.

Según algunos expertos, para evitar la tentación de la pornografía, también se recomienda evitar cualquier contacto con las mujeres, pues ellas son las principales herramientas del Diablo para hacerte caer en la pornografía; trata de reunirte sólo con hombres y rechaza a las mujeres, así como sucede en todas las iglesias del mundo, incluído la Santa Sede, donde el Papa está rodeado de hombres, dejando fuera a toda mujer pecaminosa, esto para evitar caer en la tentación del sexo y la pornografía, ya que, como diría San Agustín de Hipona, las mujeres son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones.

En el caso de las mujeres, para que no caigan en el mundo de la pornografía, se les recomienda leer la Biblia y respetar a sus maridos, porque alabar al marido es alabar a Dios.

No lo dudes, tú puedes resistir la tentación de ver pornografía y evitar ser un amante más de Satanás. Y si ya has caído, puedes dejar de verla con tan solo sintonizar María Visión, Enlace, National Geographic o cualquier canal donde se hable de Dios y su maravilloso reino. Vale la pena intentarlo, pues saldrás ganando, ya que al rechazar la pornografía estarás rechazando tu sexualidad, o lo que es lo mismo, estarás rechazando al Tentador, y así Dios te premiará en el Paraíso, donde podrás ver porno cuando quieras, ya que en el Paraíso podrás hacer lo que quieras, pero mientras tanto, evita la pornografía y rézale a Dios para que te ayude a alcanzar la salvación.

Y si no crees lo maligno que puede llegar a ser la pornografía, mira lo que le pasó a Calvin Klein, quien comenzó a ver pornografía cuando tenía 13 años. "Sabía que eso no estaba bien —reconoce él— pero no lograba vencer la tentación que el Diablo imponía sobre mí. Encima, después me sentía muy mal (pues me masturbaba una y otra vez, con la pornografía y con pensamientos pornográficos). Un día, mi padre me descubrió jugando al doctor con mi primita de 8 años, pues la pornografía me había convertido en pedófilo. Y la verdad es que eso fue un alivio, porque me di cuenta que lo que estaba haciendo estaba mal. Necesitaba que alguien me ayudara a librarme de las garras del Cornudo. Necesitaba que alguien me dijera que Dios existe y que yo no estaba en su plan, sino en el plan maligno del Diablo."

Comunidad gay, homosexuales en la Ciudad de México | Ximinia
Estas personas algún vez fueron normales, pero ahora están completamente enfermos de homosexualismo debido al consumo masivo de pornografía y por no leer la Biblia y asistir a la iglesia todos los domingos a la 7 de la mañana. Seguramente también son ateos; en otras palabras, son la representación máxima del Demonio.

Calvin aprendió a rechazar la pornografía, aunque lo dejó marcado para siempre, ya que quedó infectado con el terrible virus del homosexualismo, del cual nunca se curó, y hoy carga con ese peso y lo seguirá haciendo por el resto de sus días (y no sabemos si consiga la salvación; sólo Dios sabe, aunque tampoco podremos estar seguros si Dios sabe). Por si fuera poco, su adicción a la obra del Maligno era tanta, que estaba comenzando a aceptar los dogmas del ateísmo; inclusive asegura que llegó a leer libros de Sam Harris, Christopher Hitchens, Ayn Rand, Bertrand Russell, David Mills, entre otros ateos que han sido los culpables de las grandes tragedias, guerras, desastres y abusos de la humanidad, y que actualmente promueven la pornografía y la denigración sexual. Pero afortunadamente salió a tiempo y evitó caer por completo en el ateísmo pornográfico.

Él cuenta: "Empezar a ver pornografía fue un gran error, un error demoniaco. Y todavía estoy pagando las consecuencias porque no he logrado sacarme esas imágenes tan perturbadoras y sucias de la cabeza. Esas imágenes de mujeres insultando a Dios con sus orgasmos y eyaculaciones es algo que me provoca pesadillas. A veces me siento tentado a pensar en lo que podría ver si me pusiera a buscar pornografía nuevamente, porque hace mucho que no lo hago, y me pongo a pensar cómo será la pornografía actualmente, sobre todo el porno gay, y esta curiosidad es lo que despierta la tentación en mí. Pero entonces reflexiono en lo feliz que soy por haber dejado la pornografía y por hacer las cosas como Jehová quiere, pues tengo una conciencia limpia y sé que me espera un futuro maravilloso a lado de Dios y su hermosa moral, una moral donde la pornografía no tiene cabida".

La pornografía, junto con el feminismo, el ateísmo y el homosexualismo, son atrocidades que debemos combatir con Biblia en mano y con Dios a nuestro lado. La pornografía nos hace peores personas, la Biblia no, la Biblia nos hace mejores personas y nos acerca al Dios verdadero.

Lee la Biblia, acércate a Dios y así estarás alejado del Príncipe de las Tinieblas y la pornografía, porque Diablo y pornografía se resume en "sexo desenfrenado".



Fotos | JW.org


Rechazar la pornografía es rechazar a Satanás Rechazar la pornografía es rechazar a Satanás Reviewed by Pepe Pilato on 20:47 Rating: 5

9 comentarios:

  1. Creo que estas muy dañado, todos somos actores pornográficos de nuestra vida cuando nos casamos.

    Ve a un psiquiatra urgentemente.

    Y piensa que todo dios lo creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero nadie lo graba y lo muestra al mundo, Y recuerda que el sexo solo es para crear vida, no para el placer. El sexo placentero es obra del Diablo.

      Rezaré por ti.

      Eliminar
    2. El sexo es lo más placentero, incluso en el cielo ver pornografía debe ser muy placentero porque el cielo es placer, felicidad. No creo que en el cielo se prohíba la exitante pornografía porque es parte de la felicidad y paz con Dios.

      Eliminar
  2. Se quedó sin brazos por masturbarse....trola detected :<

    ResponderEliminar
  3. Que mal que alguien piense que una mujer solo tiene valor por su virginidad, eso solo lo mencionaría un traficante de sexo.

    ResponderEliminar
  4. Eso de que la pornografía es legal en el paraíso es una blasfemia además de que este articulo tiene un doble sentido es malo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni modo, ya lo leíste,así que te irás al infierno.

      Eliminar
  5. Obviamente no pierdes los brazos por tanta masturbación, por más los genitales serían los dañados. Lo que escribió el texto está mal al decir que por verlo simplemente te vuelves gay o pedófilo es mentira. La pornografía es un medio para dar a conocer las formas de placer, lo que te afecta no es lo que ves si no lo que piensas, o te dan malas interpretaciones si eran unos tontos los que lo vieron, además el sexo se debe ver cómo algo natural pues así fue creada la humanidad, así como los animales.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.