Ignacio Ambriz y las incongruencias del América

Ignacio Ambriz, nuevo director técnico del Club América de México; futbol mexicano Liga MX | Ximinia

"Vengo a trabajar con mucha humildad, tengo la ilusión de que en América pueda ser Campeón. Pido el beneficio de la duda."

Para una liga tan resultadista como la liga mexicana, donde se le da más valor a los números que la forma en que se llega a esos números, sorprende que el América haya contratado como su nuevo estratega a un tronco de primer nivel como lo es Ignacio Ambriz, pero lo que realmente sorprende es que hayan echado a Matosas para traer a Ambriz. Un verdadero disparate si comparamos, ya no el palmarés, sino la capacidad estratégica y el recorrido de ambos técnicos. No hay punto de comparación.

¿Dejaste ir (o mejor dicho, despediste) a Gustavo Matosas, un técnico ganador y con un estilo claro y definido, con grandes capacidades y con el carácter necesario para dirigir a un equipo importante, y trajiste a un técnico que no juega a nada, que es una vil mentira y que en toda su mediocre carrera apenas tiene dos Liguilla (a las cuales llegó de panzazo)? ¿Acaso ya no había más técnicos? ¿O será que el presupuesto es tan corto que solo alcanzó para traer a Ambriz?

La contratación de Ambriz es tan difícil de entender, que las respuestas solo las podemos encontrar sumergiéndonos en el sospechosismo.

Todo mundo anda diciendo que Ricardo Peláez quería un técnico a quien pudiera manejar a su gusto e imponer sus ideas en el equipo. No sé si sea cierto, pero la salida de Matosas y la llegada de Ambriz, parecen avalar los rumores. Y es que la salida de Matosas del América no pudo ser más extraña e injusta --y es más injusta todavía porque en su lugar trajiste a alguien que no le llega ni a los talones--, pero más extraña y bizarra fue la llegada de Ambriz a Coapa, un técnico sin pies ni cabeza que no ha demostrado absolutamente nada para estar en un equipo tan importante como el América --y haber sido auxiliar técnico en España no dice nada sobre sus capacidades--.

Está más que claro, y las reacciones de los medios y los aficionados no es una casualidad, Ignacio Ambriz no tiene nada que hacer en el América. Simplemente no tiene las credenciales, la actitud, el temperamento, la presencia y el talento para dirigir a un equipo grande --a Chivas llegó porque Vergara, como siempre, hace cada tontería, y una de esas tonterías fue contratar a Ambriz (que quien sabe qué le vio), que además a aquel equipo de Chivas no lo hacía jugar bien ni Guardiola y Mourinho juntos--. ¿Cuáles son los logros de Nacho Ambriz como técnico? ¿Qué méritos ha hecho para llegar al América? Sí, aunque diga que no, Ambriz se sacó la lotería al ser elegido como el nuevo timonel de Las Águilas.

Presentación de Ignacio Ambriz como nuevo director técnico del América, 2015 | Ximinia
Su cara de troll lo dice todo.

Durante su presentación, para tratar de justificar su llegada al banquillo americanista, entre otras falacias, dijo: "No me saqué la lotería; me saqué mi trabajo. No es obra de la casualidad que yo esté aquí. Si bien no he ganado nada, por algo dirigí dos años a San Luis y cerca estuve de cumplir dos años también con Querétaro. Mi trabajo me saca adelante". Por supuesto que es por algo; dirigiste dos años al San Luis y casi dos años al Querétaro porque esos equipos acostumbran contratar técnicos mediocres, de medio pelo; técnicos que se ajusten a sus presupuestos y a su nivel, no entrenadores de renombre y con trayectoria. Esos equipos están acostumbrados a hacer experimentos todos el tiempo, y no tienen una historia y una prosapia importante como el América que los oblige a contratar técnicos hechos y derechos con títulos y estilos de juego que lo avalen.

Y todavía se atrevió a pedir el beneficio de la duda. ¿Qué? Un entrenador no tiene que llegar al América a pedir el beneficio de la duda. Un entrenador llega a imponer un estilo y a demostrar en la cancha sus capacidades, sus ideas y su talento. En otras palabras, al América tienen que llegar técnicos de verdad, no aprendices mediocres que no sirven ni para equipos de zona de descenso.

Seamos claros, para que se entienda bien el enorme error americanista, Ignacio Ambriz es un técnico de Segunda División; no tiene nada que estar haciendo en la Primera División. Y me llama la atención que un técnico tan mediocre como él continúe en Primera, cuando ha demostrado una y otra vez que no tiene las aptitudes necesarias para dirigir a equipos de Primera. Sus capacidades no le alcanzan para mantenerse en un equipo y hacer algo con ellos; ¿Qué estilo de juego le dio al San Luis, a las Chivas y al Querétaro? Por eso sorprende demasiado que haya llegado al América, no a cualquier equipo, es el América --si cuando llegó a Chivas sorprendió, imagínense ahora--. Es como si el Chelsea despidiera a Mourinho y en su lugar contratara al técnico del Watford. Lo de Ambriz y el América es algo que no tiene sentido.

Para colmo, Ricardo Peláez, quien aparentemente está enfermo de poder, se la ha pasado diciendo incoherencias tras incoherencias con respecto a la llegada de Ambriz. Primero, ¿que no se supone que la directiva quería a un equipo espectacularmente ofensivo? ¿Que no se supone que, por lo anterior, contrataron a Matosas? ¿Y ahora resulta que le dieron cuello a Matosas, que se caracteriza por su futbol ofensivo y espectacular, para traer a un técnico conservador que nadie sabe a qué juega? Pero resulta que, de la nada, Peléz sale diciendo: "Hemos platicado y evaluado las características de Nacho y lo que nos puede ayudar en esta idea futbolística que viene trabajando el equipo en los recientes tres años y medio". ¿Qué? Las características de Nacho son la especulación, el contragolpe y darle prioridad a la parte defensiva, y si esto es lo que el equipo ha estado buscando por tres años y medio, ¿para qué contrataron a Matosas? Matosas es lo opuesto a Ambriz.

Y lo peor del caso es que Peláez comparó a Ambriz con Miguel Herrera, diciendo: "Nacho representa lo que hace tres años y medio fue Miguel Herrera, quien se integró al club sin haber ganado nada e, inclusive, había descendido", pero Peláez se olvida que Herrera por lo menos tenía una trayectoria más amplia, con más experiencia y con un estilo de futbol muy claro y hasta atractivo, y que a los equipos que había dirigido los había hecho jugar bien --al Monterrey lo llevó a dos finales--, pero ¿Ambriz? Nacho Ambriz llega al América porque es íntimo amigo de Peláez (jugaron juntos en el Necaxa), y es que yo no veo otra razón por la cual Ambriz sea el nuevo flamante director técnico del América. ¿América contratando técnicos sin experiencia? Si alguien tiene una respuesta coherente y racional, que me lo diga.

Además, al decir que Herrera tampoco había ganado nada y que, inclusive, había descendido, estás confirmando que Ambriz no tiene las credenciales para estar en el América y que es un riesgo grandísimo, y que además contradice la historia del americanismo al contratar a un técnico de bajísimo perfil. A Herrera le dimos el beneficio de la duda porque traía un recorrido interesante, pero Ambriz no le podemos dar ni la propina porque su recorrido ha sido por el camino de la mediocridad y los despidos.

Rage comic sobre la contratación de Ignacio Ambriz como nuevo D.T. del América, 2015 | Ximinia
Tratando de entender la llegada de Ambriz al América.

Y por último, Peláez sale con la siguiente pavada: "Nacho viene con la misma ilusión (que Miguel Herrera). Ya me di cuenta que quizá con varios títulos en la bolsa ya no se tiene la misma ilusión y el compromiso por ganar algo, y eso sí lo veo en Nacho". Así que los logros, el estilo futbolístico, la actitud, la capacidad, el talento, la creatividad, las ideas innovadoras, el carácter, el ímpetu, identificarse con los colores y los ideales y entre otras tantas cosas más, no son importantes para ser entrenador del América, sino simplemente tener ilusión. Si eres un técnico mediocre, que no ha ganado nada, que no juega a nada y que además eres ultrarratonero, pero tienes "ilusión", entonces eres el técnico ideal para el América --cuando Ambriz sea despedido en la jornada 10, puedes enviar tu solicitud a la Fundación Televisa, y Peláez se apiadará de un entrenador como tú que merece ser ayudado para que sientas que eres buen técnico y hacer que ganes un título--.

Está claro que América, últimamente, ha estado haciendo cosas que rompen con los estándares del americanismo, como contratar a jugadores de segunda categoría, jugadores petardos (que dieron todo su potencial en su anterior equipo) y entrenadores de bajo perfil, pero me parece que con Ignacio Ambriz el América cometió una bajeza como pocas veces se ve.

Estamos hablando de un técnico que fue despedido del Querétaro, y que cuando dicho técnico se fue, el equipo accedió a su primera Final en su historia, y con un técnico cien mil veces mejor que Ambriz, y que después sería contratado por el América. ¿Usted le encuentra sentido a todo esto?

Un técnico como Ambriz, luego de haber sido despedido del Querétaro, debió haber terminado en un equipo de Segunda División, pero por azares del destino (¿o debería decir la amistad?) terminó estrellándose en el América. Un entrenador con esas características, por más trabajador y humilde que sea, no puede seguir dirigiendo en Primera División, y menos a un equipo como el América. ¿Acaso el América es un centro de ayuda?

"Vengo a trabajar con mucha humildad, tengo la ilusión de que en América pueda ser Campeón." A un equipo importante no se llega diciendo que se tiene la ilusión de ser Campeón. La ilusión no debe ser tu principal argumento para justificar la llegada a un equipo (la ilusión, en mi opinión, es algo que debe quedar en lo personal, es algo que se confiesa con la familia, con los más cercanos); a un equipo grande se llega con proyectos y con ideas claras, con una firme convicción y una buena preparación. Además, no hace falta mencionar que tienes ilusión, ya que es algo muy obvio; la ilusión forma parte de las ganas y el deseo de un entrenador de sobresalir, ser el mejor y ser Campeón. Es como si Ambriz hubiera dicho: "Llego al América porque soy director técnico", pues claro, es obvio, tan obvio como tener la ilusión de ser Campeón.

Y lo de la humildad, ¡por favor! En América se debe trabajar con carácter, con actitud, con presencia, con temple, etc., ya que si trabajas con humildad, al final de la temporada el que terminará dirigiendo será el jardinero del estadio Azteca. ¿Acaso Ambriz piensa que el América está al nivel del San Luis o cualquier equipo de media tabla para abajo? Con esos argumentos tan huecos sólo demuestra que no tiene ni la más mínima idea de dónde ha llegado. Si quiere trabajar con humildad, que se vaya a trabajar a la central de abastos como cargador de frutas y legumbres.

Y la gran pregunta es: Si Ambriz no logra hacer funcionar al equipo en su primer torneo, ¿será despedido al igual que Matosas?



Fotos | Mexsport, Ximinia


Ignacio Ambriz y las incongruencias del América Ignacio Ambriz y las incongruencias del América Reviewed by Pepe Pilato on 23:06 Rating: 5

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cada mensaje que nos llega de ustedes, cada mensaje que se publica en Ximinia, lo leemos y (en el 99% de los casos) lo respondemos. Por favor, sigan escribiendo, solo pedimos buen criterio. Aquí hay lugar para casi todo: réplicas y contrarréplicas, críticas y datos duros, sugerencias de lecturas, humor, muestras de inconformidad y de indignación y, por supuesto, bromas. Solo pedimos civilidad y respeto .

Para insertar una imagen en el comentario, utilice el código [img]URL de la imagen[/img]

Con tecnología de Blogger.